martes, 2 de junio de 2020

Propuesta de organización y medidas a adoptar para una vuelta a clase segura en el nuevo curso escolar 2020-2021 (Mareas por la Educación Pública. 2-6-2020)

Propuestas enviadas a la Ministra de Educación y a l@s diputad@s de la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados:


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:
El Ministerio y las Comunidades Autónomas han acordado reunirse a mediados de junio para, supuestamente, acordar cómo será el próximo curso escolar en las  enseñanzas no universitarias. Aún bajo el espectro amenazante del SARS-CoV-2, contemplan tres situaciones posibles y  las CCAA han prometido hacer propuestas al Ministerio sobre cada una de ellas.
Teniendo en cuenta cómo han gestionado hasta ahora la crisis sanitaria en la enseñanza durante el periodo de confinamiento, ha quedado claro que no son las personas adecuadas para gestionar ese futuro tan incierto que llaman “nueva normalidad”.
Mareas por la Educación Pública hemos venido haciendo propuestas y alertando sobre las consecuencias nefastas que puede traer esa “nueva normalidad” y ese futuro: si les dejamos construir la “nueva normalidad”, el futuro traerá más desigualdad y más privatizaciones.
Cada vez hay menos dudas sobre cuál es la apuesta, tanto de las Consejerías como del Ministerio: extender y normalizar la enseñanza a distancia. Las propuestas de Mareas por la Educación Pública apuestan por defender y consolidar la enseñanza presencial como la única que puede garantizar el Derecho a la Educación, mejorándola y corrigiendo los desajustes actuales.
Ante la ineficacia de nuestras administraciones educativas, desde Mareas por la Educación Pública proponemos a las autoridades – Ministerio y Consejerías- y a toda la Comunidad Educativa una serie de medidas siguiendo también los tres escenarios que están en cuestión.
Para empezar ordenaremos los tres escenarios de  menor a mayor complejidad y excepcionalidad. La diferencia entre las propuestas en cada uno de los tres escenarios es simplemente de ritmo y celeridad en la aplicación.
Previsiblemente las Consejerías y el Ministerio, a tenor de las declaraciones ambiguas y contradictorias de unos  y otros, tirarán por la calle de en medio y optarán estratégicamente por el Escenario 2. En efecto, este escenario les permite mantener la estrategia actual sin desactivar el miedo y la inseguridad sanitaria ante un regreso del virus, manteniendo activo el proceso de “uberización” de la enseñanza a distancia -la gran apuesta del sistema privatizador-, sin tocar las ratios ni el número de plazas y unidades escolares y sin aumentar los recursos, las plantillas docentes y el personal de apoyo.
Por nuestra parte, en los tres escenarios previstos adoptaremos la misma lógica: Educación 100% Pública, inclusiva, de calidad, de tod@s, para tod@s y con tod@s. 
Estas medidas que proponemos, con el objetivo de hacer la enseñanza más democrática y más igualitaria,  no solo son las más eficaces para asegurar el acceso al conocimiento en igualdad de condiciones, sino que son también las que mejor pueden hacer frente a futuras situaciones de emergencia sanitaria y social. Se trata de afrontar una reforma en profundidad del sistema educativo que recupere lo perdido tras más de una década de recortes y políticas de privatización.
Pero en caso de alerta sanitaria o social, ninguna de estas medidas tendrá sentido si simultáneamente no se refuerzan tanto la Sanidad Pública como los Servicios Sociales con los planes de choque correspondientes.
ESCENARIO 1- La evolución de la pandemia permite que la actividad educativa se lleve a cabo de manera presencial en los centros educativos sin la obligación de mantener la distancia interpersonal.
Esta será nuestra PROPUESTA MARCO desde la cual se concretarán las medidas excepcionales para los otros dos escenarios.
En una situación como esta, en la que el riesgo para la salud sería prácticamente inexistente, las medidas a adoptar deben tener como objetivo afrontar las necesidades y déficit que ya aquejaban a la Educación Pública antes de la pandemia. Por ello planteamos las propuestas que Mareas por la Educación Pública ha venido haciendo en los últimos años para mejorar la oferta educativa pública y hacer efectivo el ejercicio del Derecho a la Educación en condiciones de igualdad, de forma inclusiva y compensando las desigualdades de origen social, cultural y económico, así como las derivadas de la diversidad funcional del alumnado y de sus necesidades educativas especiales. Necesitamos un PLAN DE EMERGENCIA EDUCATIVA QUE DEBE SER UN ASPECTO IMPRESCINDIBLE DEL NECESARIO PLAN DE CHOQUE SOCIAL, haya o no haya pandemia.
No obstante, después de la experiencia de estos últimos meses en los que, en una situación excepcional de alarma, se ha pretendido mantener funcionando el sistema mediante la enseñanza telemática con los problemas que hemos podido constatar (uso caótico, improvisado, desigual y muy irregular de los medios disponibles, de las metodologías utilizadas y de los contenidos impartidos, etc.), estas medidas que proponemos son más urgentes que nunca para afrontar nuevas posibles crisis sanitarias (Escenario 2) sin tener que recurrir como única alternativa a las armas de las TIC, que han demostrado generar más desigualdad sobre la ya existente. Si desaparece la alerta sanitaria, la “nueva normalidad” debe ser verdaderamente nueva, nunca peor ni tan mala como la normalidad existente hasta ahora.  De esta manera, la respuesta al escenario 2 (ver infra) no será tan caótica. En este sentido, queremos indicar que es necesario también suprimir de los proyectos educativos y de los planes pedagógicos prácticas como el uso masivo de libros de texto. Es imprescindible buscar nuevas pedagogías que complementen el acceso a las nuevas realidades tecnológicas con las clases presenciales, garantizando siempre el acceso de todo el alumnado a esos recursos.
El periodo lectivo de los docentes será como máximo de 18 periodos lectivos. El trabajo de tutoría será reconocido con al menos dos periodos lectivos más. Como el horario no puede sobrepasar las 35 horas semanales, de las cuales una parte son de preparación de clase y materiales, reuniones  y otras para atención al alumnado donde se recoge la solución de dudas, la corrección de las tareas y cuestiones personales de otra índole, si calculamos que para estas tareas necesitamos al menos, 15 minutos de atención por alumn@ a la semana, el número total de alumn@s por profesora o profesor no puede sobrepasar de 100. 
PROPUESTA 1:
-Plan de choque de actualización de contenidos, lucha contra el abandono escolar y para la corrección de las desigualdades provocadas por el periodo de enseñanza telemática. Este Plan estará financiado adecuadamente y contará con el consiguiente aumento del personal docente, especialistas y de apoyo. A él se dedicarán, entre otros, los fondos europeos destinados a lucha contra el abandono escolar, como es el caso del Programa de Refuerzo Estival de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía   
-Reducción de las ratios de alumnado por aula y por docente garantizada por ley para asegurar la mejora de la calidad de la enseñanza, mejorar el rendimiento del alumnado más desfavorecido y en especial garantizar  la atención a la diversidad y avanzar hacia la educación inclusiva.
-Creación y construcción de nuevos centros escolares públicos, única forma de disminuir la masificación (reducción de las ratios) y reducir el peso de la oferta concertada en aras de una mayor igualdad, destinando los recursos públicos a la Educación Pública. Este Plan vendrá acompañado de la mejora de las infraestructuras y acondicionamiento bioclimático de todos los centros públicos estatales.
-Aumento de las plantillas docentes, de especialistas y de personal técnico de apoyo para hacer posible la bajada de las ratios y el plan de compensatoria.
-Para ello es imprescindible desde ya el blindar el 7% del PIB destinado a Educación.
Si algo nos ha enseñado esta crisis sanitaria relacionado con la escuela es precisamente su relevante dimensión social como centro de encuentro humano. Por ello, consideramos que debemos dirigirnos hacia una escuela como centro polivalente de cuidado social. Donde los elementos a desarrollar serán Municipio-Escuela, Emergencia-Hábitos de organización y Prevención, y la Organización del centro educativo como elemento clave en la disposición de servicios en el barrio. Desde este punto recordamos la escuela como centro de encuentro de las distintas propuestas de cuidados para establecer un programa de zona en el que coincidan las distintas políticas y programas de: centros de salud, resto de centros educativos de la zona, bibliotecas municipales, desdoblamiento de centros, servicios sociales municipales, etc.
ESCENARIO 2 - La evolución de la pandemia impide el desarrollo de la actividad educativa presencial en algún momento del curso 2020-21 debido a algún rebrote de la enfermedad que obligue de nuevo al confinamiento.
La diferencia con el Escenario 1 es que, si las autoridades sanitarias estiman que hay riesgo de rebrote o, en cualquier caso, para hacer frente a otra epidemia, estas medidas deben adoptarse con mayor celeridad de tal forma que, llegado el caso de una nueva alerta sanitaria, el sistema educativo pueda hacerle frente de forma inmediata. Por ello, a la propuesta del escenario anterior, basta con añadir los criterios que regirían una hipotética situación en que hubiera que recurrir otra vez a la enseñanza telemática.
PROPUESTA 2:
-Plan de choque de actualización de contenidos, lucha contra el abandono escolar y para la corrección de desigualdades provocadas por el periodo de enseñanza telemática. Este Plan estará financiado adecuadamente y contará con el consiguiente aumento del personal docente, especialistas y de apoyo. A él se dedicarán, entre otros, los fondos europeos destinados a lucha contra el abandono escolar, como es el caso del Programa de Refuerzo Estival de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.   
-Reducción de las ratios de alumnado por aula y por docente garantizada por ley para asegurar la mejora de la calidad de la enseñanza, mejorar el rendimiento del alumnado más desfavorecido y en especial garantizar  la atención a la diversidad y avanzar hacia la educación inclusiva. Esto garantizará también una respuesta rápida en caso de nueva alerta sanitaria.
-Creación y construcción de nuevos centros escolares públicos, única forma de disminuir la masificación (reducción de las ratios) y reducir el peso de la oferta concertada en aras de una mayor igualdad destinando los recursos públicos a la Educación Pública. Este Plan vendrá acompañado de la mejora de las infraestructuras y acondicionamiento bioclimático de todos los centros públicos estatales.
-Para ello es imprescindible desde ya el blindar el 7% del PIB destinado a Educación.
-Los criterios de escolarización y matriculación tendrán que modificarse para minimizar los desplazamientos entre el domicilio y el centro escolar. Por ello se priorizará la matriculación en el centro público más cercano, lo que supone la eliminación de las llamadas Áreas Únicas. Esto facilitará el control sobre el cumplimiento de las normas sociosanitarias por encima de los criterios clientelares y de rentabilidad de los centros privados concertados.
-Aumento de las plantillas docentes, de especialistas y de personal técnico de apoyo para hacer posible la bajada de las ratios y el plan de compensatoria.
-Dotación de recursos (equipos y conexiones) a disposición de todo el alumnado y puesta a punto de las herramientas informáticas más adecuadas, lo más homogéneas y unificadas posible para que, con la formación  adecuada y en horario lectivo, todo el profesorado y el alumnado puedan hacer uso de ellas sin que ello provoque un aumento de la carga de trabajo a domicilio.
-Dotación de recursos y personal sanitario en los centros escolares mediante la asignación de personal adscrito a los centros de salud correspondientes. Se desplegarán campañas de información sistemáticas sobre prevención de riesgos.
ESCENARIO 3- La evolución de la pandemia continúa obligando a mantener la distancia interpersonal en todos los centros educativos como medida de prevención para evitar contagios.
Es el escenario más complejo y que exige intervención más urgente y decidida por su excepcionalidad desde el punto de vista de la salud pública. Las medidas contempladas en los Escenarios 1 y 2 requieren de un mayor esfuerzo para hacer posible su aplicación al comienzo del próximo curso. Exigirá por tanto un grado mayor de diligencia y compromiso por parte de los poderes públicos. Por ello lo que caracteriza esta respuesta a la situación o escenario 3 es la forma en que se aplicará y desarrollará.
PROPUESTA 3:
-Plan de choque de actualización de contenidos, lucha contra el abandono escolar y para la corrección de desigualdades provocadas por el periodo de enseñanza telemática. Este Plan estará financiado adecuadamente y contará con el consiguiente aumento del personal docente, especialistas  y de apoyo. A él se dedicarán, entre otros,  los fondos europeos destinados a lucha contra el abandono escolar, como es el caso del Programa de Refuerzo Estival de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.
-Reducción de las ratios de alumnado por aula y por docente garantizada por ley para asegurar la mejora de la calidad de la enseñanza, mejorar el rendimiento del alumnado más desfavorecido  y en especial garantizar  la atención  a la diversidad y avanzar hacia la educación inclusiva.
-Creación y construcción de nuevos centros escolares públicos, única forma de disminuir la masificación (reducción de las ratios) y reducir el peso de la oferta concertada en aras de una mayor igualdad, destinando los recursos públicos a la Educación Pública. Este Plan vendrá acompañado de la mejora de las infraestructuras y acondicionamiento bioclimático de todos los centros públicos estatales.
-Para ello es imprescindible desde ya el blindar el 7% del PIB destinado a Educación.
-Los criterios de escolarización tendrán que modificarse para minimizar los desplazamientos entre el domicilio y el centro escolar. Por ello se priorizará la matriculación en el centro público más cercano., lo que supone la eliminación de las llamadas Áreas Únicas. Esto facilitará el control sobre el cumplimiento de las normas sociosanitarias por encima de los criterios clientelares y de rentabilidad de los centros privados concertados.
-Aumento de las plantillas docentes, de especialistas y de personal técnico de apoyo para hacer posible la bajada de las ratios y el plan de compensatoria.
-Dotación de recursos (equipos y conexiones) a disposición de todo el alumnado y puesta a punto de las herramientas informáticas más adecuadas,  lo más homogéneas y unificadas posible para que, con la formación  adecuada y en horario lectivo, todo el profesorado y el alumnado puedan hacer uso de ellas sin que ello provoque un aumento de la carga de trabajo a domicilio.
-Dotación de recursos y personal sanitario en los centros escolares mediante la asignación de personal adscrito a los centros de salud correspondientes. Se desplegarán campañas de información sistemáticas sobre prevención de riesgos.
JUSTIFICACIÓN Y DESARROLLO:
En previsión de que ocurra lo que plantea este escenario, aún tenemos más de dos meses por delante para  aplicar medidas urgentes. 

1.   Lo primero es aprobar ya un Plan de Choque de creación de nuevos centros que estén construidos por vía de urgencia lo antes posible: solo se necesita  diligencia política y financiación pública, acudiendo si es necesario a impuestos especiales a las grandes fortunas, dada la situación excepcional. Ese Plan aliviaría las elevadas tasas de desempleo generadas por la pandemia tanto en empleos directos en la construcción de los centros, como en la industria de bienes  (mobiliarios, material didáctico, etc.) que dinamizaría el tejido productivo local. Si se habla de “nueva normalidad”, la novedad consistiría en que no se debe acudir a las caracolas y aulas prefabricadas como se ha hecho hasta ahora.  Esta solución es mejor alternativa que seguir con los mismos centros pero con caracolas y aulas prefabricadas que solo se utilizarían si fuera necesario para los centros de nueva creación, previo inicio de los trámites para su construcción. Ya sabemos que cuando se instalan caracolas y se alivia el problema, es muy difícil eliminarlas. Es el momento de dar la batalla por soluciones que tengan largo alcance y disminuyan la provisionalidad. Es el momento de pensar en el desmantelamiento de la doble red.

2.  Paralelamente se organizarían los grupos de clase en turnos de mañana y tarde y se habilitaría una red de locales provisionales para aliviar a los centros y, preferentemente, para los centros de nueva creación. La jornada lectiva del alumnado se reducirá a 5 horas en cada turno incluyendo descansos. Esta medida se aplicará igualmente a las enseñanzas especiales (Conservatorios, Escuelas de Idiomas, etc.) que también tendrán turnos de mañana y tarde para que el alumnado que esté en turno de tarde en la enseñanza general, pueda acudir a turnos de mañana en estas enseñanzas de régimen especial. Igualmente se seguirá la misma norma para organizar las enseñanzas complementarias y de atención al alumnado NEAE que requiera intervenciones fuera del horario lectivo.

3.  La solución a los problemas de conciliación que esta medida pueda originar deberían ser solucionados por las Consejerías correspondientes, por ejemplo las que se ocupan de Asuntos Sociales, Trabajo, Igualdad y Familia, siempre exigiendo la responsabilidad de las propias empresas.  Más que mirar hacia la Consejería y el Ministerio de Educación, habría que mirar hacia los de Trabajo y Economía, además de exigir a las empresas que se impliquen en el bienestar de sus trabajadores y en consecuencia de la sociedad. No es la función de la Educación Pública solucionar los problemas de conciliación de las familias. 

4.    Si se debe a acudir a la enseñanza telemática, debe hacerse con medidas complementarias que no mermen la igualdad de oportunidades ni supongan un sobre trabajo no remunerado del personal docente, ni del alumnado y familias:
a) Se reduciría el trabajo de enseñanza telemática al mínimo imprescindible.
b) Se dotaría a todo el alumnado de los medios imprescindibles y lo más uniforme posible.
c) Las metodologías y herramientas a utilizar serían las mismas en todos los centros según los niveles.
 d) Sería alternante con la enseñanza presencial, siempre y cuando no suponga un exceso de trabajo para docentes, alumnado y familias.
 e) Regular el horario de trabajo telemático y presencial: la ausencia del timbre al principio y al final de la jornada escolar no puede ser un motivo para difuminar las fronteras entre tiempo de trabajo y de ocio de docentes, alumnado y familias.
f) Formación del personal docente que lo necesite dentro del horario laboral para afrontar el teletrabajo. Formación de alumnado y familias en el mismo sentido, habilitando medios para ello.
g)  Control sanitario y regulación de enfermedades relacionadas con el teletrabajo.

2 de junio de 2020
Mareas por la Educación Pública


Puedes descargar el comunicado en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario